El lenguaje científico en la traducción.

¿Qué caracteriza a un texto científico?

El lenguaje científico es una de las fortalezas más grandes de la ciencia. A diferencia del lenguaje coloquial, el lenguaje científico tiene palabras precisas para los conceptos involucrados, trata de eliminar al máximo la ambigüedad y utiliza símbolos de uso internacional, que se comprenden en la mayoría de los idiomas.

Al hablar de traducción técnica al español, el adecuado uso del lenguaje científico es de extrema importancia. Es imprescindible recordar que en español se utilizan diferentes términos, y no necesariamente la traducción literal del término en inglés u otro idioma. Cada campo tiene una tradición en el uso de términos científicos y técnicos. Además, algunos de ellos provienen del uso tradicional en español o incluso se han impuesto por motivos comerciales o de marca, como pueden ser:

  • Mezclas y compuestos.
  • Productos comerciales con nombre registrado.
  • Dispositivos médicos, propiedad de compañías internacionales.

Principales características del lenguaje científico.

Se trata de la veracidad, la persuasión y la claridad. Una de las consecuencias de esto es que el lenguaje científico tiene una fidelidad absoluta a lo literal, sin importar si un término se repite múltiples veces en un texto, esto es muy diferente a lo que ocurre en el lenguaje coloquial donde se busca no repetir términos.

Uno de los vicios en que suelen incurrir traductores técnicos es que utilizan los términos en inglés, sin investigar el término adecuado en español. Este es un error frecuente y que delata claramente una traducción de mala calidad.

La situación ideal es que un texto científico sea preciso: los términos significarán algo concreto, sin ambigüedad, con ideas completamente objetivas y sin ninguna afectividad.

Importancia de la especialización del lenguaje científico en la traducción.

La redacción y la traducción de textos científicos plantean importantes problemas terminológicos que solo se pueden resolver con la especialización del traductor. Así, un traductor sin formación médica o biológica puede tener graves problemas al traducir un texto de medicina, o un artículo de investigación de biología experimental.

Un buen traductor sin formación científica puede pensar que protein translation  (traducción de las proteínas) podría ser un traslado de las proteínas, o que standard deviation (desviación estándar) no es más que un desvío habitual. Por lo tanto, una traducción no puede limitarse a arrastrar una palabra o una estructura sintáctica de un idioma al otro, simplemente porque se le parezca. Otro error común es encontrarse con el uso de clorina (chlorine) o fluorina (fluorine) en forma de cloride (chloride) o fluoride (fluoride), cuando se debería haber escrito cloro o flúor en forma de cloruro o fluoruro. Por ello debemos ser conscientes de que, para traducir de forma correcta, no solo hay que dominar la propia lengua, sino entender lo que se está traduciendo.

 

Agradecemos la aportación de Francisco Manuel Juárez Guerra para esta nota.

 

Fuente de esta nota:

  1. Gonzalo Claros Díaz (2016). “Cómo traducir y redactar textos científicos en español. Reglas, ideas y consejos.” Segunda edición. Fundación Dr. Antonio Esteve. pp. 7-8.

https://www.esteve.org

 

Si te gustó esta nota, te recomendamos revisar “Qué es una traducción y los efectos de la ideología en la misma

Deja un comentario